En el principio…

Todo tiene un principio. En el mío, al poco de nacer fui bautizado en la fe católica. A finales de mi adolescencia, y tras un periodo en que me aplicaba bastante, empecé a dejar de creer. No fue una “crisis de fe”, si no más bien un abandono progresivo.

Hace unos diez años tuve una especie de “despertar budista” que apenas duró unos meses, ya que hay ciertas cosas, aspectos y relaciones que no logré comprender.

Tras todos estos años, hace poco empecé un proceso interior de revisión completa de mis creencias. Y eso incluye aspectos religiosos. Por eso decidí titular el blog como “Memorias de un prosélito”.

Aunque técnicamente no sea un prosélito, es decir un converso formal, siento afinidad con el judaísmo, aunque si todo esto deriva en un proceso consolidado de conversión, ya se verá en su momento.

He creado éste blog sin nombres para poder escribir libremente, comentar impresiones, visiones y pensamientos, ya que en España no está bien visto hablar de según qué cosas en según que lugares. Pero aún con toda esa afinidad, en éste blog se hablará no sólo de judaísmo, si no de todo un poco.

Bienvenidos a “Memorias de un prosélito”

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s