De la fe

Graba bien en tu pensamiento, mientras lees el presente Tratado, que yo no entiendo por “fe” la mera declaración que pronuncian los labios, sino algo que aprehende el alma, una convicción de que un objeto o creencia es exactamente tal como el alma lo ha aprehendido. Hallarás no pocas gentes ignorantes que profesan artículos de fe, sin que respondan a idea alguna en ellos.

Cuantos creen que Di-s es uno, y declaran empero que tiene muchos atributos, pronuncian Su unidad con los labios, y afirman Su pluralidad con el pensamiento. Así la doctrina de los cristianos, que dicen que Di-s es Uno y Trino, y que los Tres son Uno. Parecida es la creencia de los que dicen ser Di-s uno, pero con muchos atributos; y que Sus atributos son uno con Él, negando empero la corporeidad y afirmando Su absoluto desligamiento de la materia, como si bastara encontrar juegos de palabras, en vez de fundamentos de creencia.

Tu, renuncia a tus deseos y hábitos, sigue a tu razón, estudia cuanto voy a decirte en los capítulos que siguen, acerca de la necesidad de rechazar los atributos de Di-s, y, entonces, te convencerás plenamente de lo que he dicho, y serás de los que verdaderamente conciben la unidad de Di-s. No como aquellos que proclaman con los labios y la niegan con el pensamiento.

Capítulo L de la “Guia para perplejos” del Rabí Moshe ben Maimon.

Advertisements

One thought on “De la fe

  1. Pingback: Nueva adquisición: Guía de perplejos | Memorias de un prosélito

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s