De la oración

La oración invita a que la presencia de Di-s esté sobre nuestros ánimos; Que la voluntad de Di-s prevalezca en nuestras vidas. La oración puede que no lleve agua a los campos resecos, ni puede arreglar un puente, ni puede reconstruir una ciudad en ruinas. Pero la oración puede dar de beber a una alma sedienta, aliviar un corazón roto, reconstruir una voluntad debilitada. Aquel que tras orar se levanta como una mejor persona, su oración ha sido respondida.

Rav. Ferdinand Isserman

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s