Tag Archives: cristianismo

Más de la Respuesta a Job

Sigo leyendo la Respuesta a Job de Jung. Y acabo de tener un momento muy divertido. Empezó hace un par de días, viendo el documental en dos partes Bible Hunters, donde se habla de la carrera realizada a finales del siglo XIX e inicios del XX para corroborar que las palabras de la Biblia (o mejor dicho, el Nuevo Testamento) son realmente la palabra de Di-s.

En la segunda parte, se explica, muy por encima, eso si, el proceso de selección entre los muchos y variados ‘evangelios’ que se escribieron años después de la muerte de Cristo. En esa selección tuvo mucha mano Atanasio de Alejandria, Obispo de esa ciudad y posteriormente Doctor de la Iglesia.

Atanasio fue el principal defensor de la trinidad frente a los arianos (que defendían que Cristo era de una ‘sustancia’ diferente de Di-s). Helenista convencido, dominaba el griego y su conocimiento de la Torá (o del “Antiguo Testamento”) se limitaba a la Septuaginta, una traducción de la Torá al griego.

La tradición helena siempre fue “algo” misogina. El mismo Aristóteles decía que las mujeres eran simplemente inferiores a los hombres, aunque diferentes a los esclavos (¡menos mal!). De los griegos sale esa esperanza de la perfección, solamente alcanzable en una relación entre dos hombres.

Que cabe esperar entonces de la adaptación de la religión judía por parte de helénicos convertidos, como Atanasio o Pablo de Tarso, judío helenizado que no sólo tuvo la visión que los 613 mandamientos del judaísmo eran demasiados (o demasiado duros) para cumplirlos, y por lo tanto no tenía sentido seguirlos, sino que se atrevió a cuestionar a los mismísimos compañeros de Cristo en sus creencias, acusándoles precisamente de ser judíos (!!??).

Así tenemos una corriente claramente misógina, como dice Jung cuando habla de qué pasaría si ‘desmitologizamos’ a Cristo:

Este intento racionalista aniquilaría todo el misterio de la personalidad de Cristo, lo que sobreviviría a éste intento no sería ya el nacimiento y destino de un dios en el tiempo, sino simplemente un maestro religioso sobre el cual no hay testigos históricos demasiado serios, un reformador judío, que ha sido interpretado a la manera helenística, y con eso falseado, es decir, una espécie de Pitágoras, de Buddha o de Mohammed, pero de ningún modo un hijo de Di-s o un dios encarnado.

Y eso es lo que es Cristo sin la interpretación helenística, sin el Christós. Sin la traducción e interpretación que da la vuelta completamente al significado de Masiach, sólo queda un spin-off aguado del judaísmo, un judaísmo sin judaísmo, proclamado por filohelenos y, como el helenismo, con la visión de “enseñar al que no sabe”, de transmitir la verdad ilustrada a las hordas de bárbaros ignorantes.

Lo que ignoraron, ¿deliberadamente? Pablo y los que le sucedieron, además de los 613 mandamientos, es que la tradición judía es bastante tajante en tanto a la identidad del Masiach, así como en la definición de los falsos profetas. Pero esto es otro tema.