Tag Archives: cruzadas

Rick Falkvinge y la libertad de culto

Rick Falkvinge fue un pionero. Pionero del Partido Pirata en el Parlamento Europeo, y defensor de muchas cosas interesantes en tanto a las libertades y derechos en Internet.

Sin embargo, como suele pasar, se equivoca en cuanto empieza a hablar de “los problemas de la religión”. En un artículo suyo, Rick aboga por la supresión de la libertad de culto, ya que considera que los derechos que inicialmente amparaba esta libertad están ya más que protegidos por las libertades de opinión y expresión.

Hay que decir que tiene razón en unas cosas, como en que el mal uso que se le da a la “libertad de culto” ha llevado a una nueva serie de persecuciones. Pero estas persecuciones ya no las realiza el Estado como cuando te quemaban por hereje, si no que algunos grupos usan la fuerza coercitiva del Estado para lograr imponer sus puntos de vista.

Entonces, el problema no es que unos quieran “convencer” a otros de sus puntos de vista u opiniones, siempre y cuando se haga dentro del imperio de la ley y sin usar absolutamente ningún medio de coerción. El problema es que se usan medios coercitivos basados en legislación existente.

Para mi está muy claro: si debe existir la libertad de culto, debe haber las mínimas leyes necesarias (y con una sola ley bien hecha basta) para garantizar que cada individuo pueda creer, pensar y practicar su religión de forma libre y sin peligro para su persona o propiedad.

Pero como decía, Falkvinge y la mayoría de monoteístas del No-dios o del dios-ciencia confunden “libertad de culto” con “libertad de opinión”. En temas religiosos, yo puedo opinar o creer, una serie de cosas. Y eso no me pone en ninguna situación ‘delicada’: mientras me calle esas opiniones y creencias y las deje en casa, no habrá ningún problema.

El tema es que si mi religión difiere de la religión mayoritaria del sitio en el que me hallo, la libertad de culto me permitirá desde ejercer cualquier profesión o acceder a cualquier cargo público, hasta salir de mi casa sin miedo a ser atacado en plena calle, o sin miedo de que me encierren en el lugar donde me reúno con mis compañeros, atranquen las puertas y le prendan fuego al edificio.

No permitir que alguien que piensa diferente a mi ejerza de médico, o pueda presentarse a unas elecciones, y hasta prender fuego a un edificio, puede ser una cosa defendible usando la libertad de expresión o de opinión.

Para terminar, me gustaría hacer un repaso a la lista que Falkvinge muestra como claros ejemplos de los abusos de la libertad religiosa:

  • ¿Empresarios que niegan seguro médico a mujeres usando la fuerza del gobierno? El gobierno debe ser garante que todos sus ciudadanos sean iguales. Ergo, el empresario debe adaptarse y las mujeres debieran atacar la coerción del Estado que les discrimina.
  • Empleados que no quieren estrechar la mano a una mujer, ya sea cliente o compañera en el trabajo: De la misma forma que Falkvinge defiende que yo no tengo derecho a forzar a nadie a escuchar mis opiniones, nadie tiene derecho a forzar a nadie a saludar a un tercero.
  • Enfermeras abortistas que se niegan a realizar su trabajo: el empresario debiera disciplinarlas por negarse a realizar las funciones que tienen estipuladas por contrato. Eso y/o que cambien de trabajo. En el caso de clientas, pueden escoger otra clínica.
  • Personas que rehúsan según que empleo: Estoy con Falkvinge en que pierden su derecho a pensión.
  • Los temas de ‘procedimientos de higiene en la comida’, es claramente una alusión a la comida kosher/halal. Falkvinge muestra aquí su careta de estatista prohibicionista que se inmiscuye en mis derechos a comer lo que yo considere adecuado para mi. ¿Puede alguien prohibir el hecho de comer yogures caducados? ¿Puedo yo, un mediterráneo, prohibirle comer arenques en estado de putrefacción a un nórdico? ¿Es válido que alguien decida que y como debe comer el resto de personas mediante coerción?
  • Profesores que no permiten que sus alumnos examinen la información: El problema existe si esos alumnos, o sus padres, no tienen otra alternativa y están forzados a ir a ese colegio con ese profesor. Con un sistema libre, o se fuerza al profesor a cumplir las normas de la escuela, o simplemente uno se busca una escuela acorde con su forma de pensar.
  • Padres que hacen lo mismo del punto anterior a sus hijos. ¿Qué derecho tiene Rick Falkvinge a inmiscuirse en el modo que tienen unos padres de educar a sus hijos? ¿Quien decide cómo educar a los niños? ¿En base a qué? ¿Según los criterios de quien? La educación se da en casa. Y como anotación, un niño NO es un ciudadano hasta que cumple la mayoría de edad.
  • Mutilación genital masculina/femenina: es una alusión directa a la ablación del clítoris y a la circunsición. En tanto a la ablación de clítoris en niñas, la práctica causa una problemática extremadamente grave, física y psicológica, en las niñas que la sufren y debe ser perseguida y castigada en aquellos países que así lo decidan. Sin embargo, la circuncisión no es equiparable ni por asomo, ya que no se extirpa el glande al niño, si no que se retira el prepucio. Esta práctica cuenta con estudios científicos, de los que tanto gustan a Falkvinge, que demuestran sus consecuencias positivas.

Y si, la lista continua y podríamos seguir hasta el infinito y más allá. Cierto que la libertad religiosa nunca debe suponer que alguien quede al margen de la ley y pueda hacer lo que se le venga en gana. Pero libertad religiosa o de culto no es simplemente libertad de pensamiento, opinión o expresión, es mucho más.

Rick Falkvinge, como todos los adoradores del No-dios y del dios de la Ciencia, forman parte de una corriente monoteísta ciertamente peligrosa según sus propios estándares: consideran que los que no piensen como ellos están equivocados y necesitan ser redimidos. Necesitan dejar sus viejas y equivocadas creencias y abrazar su verdad. La historia demuestra que, casi siempre, tras ese pensamiento pensamiento inicial se construyen hogueras.

Advertisements

El problema

El problema de los fundamentalismos religiosos, en especial el cristianismo evangélico (new born) y el de los muhaidines jihadistas del islam, es que están empeñados en hacer creer al resto del mundo que su particular interpretación, sea cual sea, es la real y verdadera. Esa interpretación es totalmente selectiva y, obviamente, exclusivista: se enaltecen los fragmentos que interesan, y la versión del otro se declara incongruente, contradictoria o, directamente, falsa.

Esa versión propia se explica como la auténtica, y todos se lanzan a realizar alardes intelectuales: ¿quien fue el primero? En verdad, Fulano era defensor de lo que yo digo… Yo meo más lejos que nadie…

El problema es que se ignora, en la peor de las acepciones de “ignorar”, Kohelet 1: Todo es absurdo.

El problema es que ninguno de ellos dudará en usar la fuerza para demostrarnos, a todos, que ellos están equivocados. Unos usarán la fuerza para instaurar un Estado Islámico mediante jihad o suicidándose. Los otros usarán la fuerza para instaurar la “Democracia capitalista intrínseca al cristianismo”, lo que quiera que signifique, mediante guerras justas o haciéndose matar mientras juegan al misionero milagrista y mártir

El problema no es que alguien esté tan sonado como para desear convertirse en mártir, sino en su deseo de compartir con el resto del mundo esa decisión íntima y personal, además de sus fluidos corporales. El problema es que ése mártir cree que a nosotros nos interesa su decisión y, peor aún, que la compartimos.

El problema es que los bandos no solo creen en el fin de los tiempos, si no que lo creen de forma literal, piensan que está pasando, lo buscan y no dudarán en hacer lo que sea necesario para provocarlo. El problema es que no quieren recordar todas aquellas veces en que alguien como ellos aseguraba que el fin de los tiempos iba a suceder inmediatamente para equivocarse una y otra y otra vez: año 1000, año 1666… El problema es que siguen empecinados en que “el fin de los tiempos está pasando, nosotros tenemos a Di_s a nuestro lado, ellos no. Nosotros ganamos”.

El Problema es que el Hombre se ha arrogado el poder, no sólo de interpretar la Ley, si no de aplicarla por su cuenta. No sólo de apropiarse de la palabra de Dios, si no de auto-nombrarse su brazo derecho. Si nadie es capaz de saber que está pensando la persona que tiene al lado… ¿que especie de demente cree tener acceso a la voluntad Divina? ¿Que demente cree que puede, no sólo explicar sino aplicar por la fuerza, la voluntad de Dios?

Reflexiones viendo el documental Holy Wars.

Shabbat shalom!

(Artículo publicado automáticamente)