Tag Archives: Fe

De la fe

Graba bien en tu pensamiento, mientras lees el presente Tratado, que yo no entiendo por “fe” la mera declaración que pronuncian los labios, sino algo que aprehende el alma, una convicción de que un objeto o creencia es exactamente tal como el alma lo ha aprehendido. Hallarás no pocas gentes ignorantes que profesan artículos de fe, sin que respondan a idea alguna en ellos.

Cuantos creen que Di-s es uno, y declaran empero que tiene muchos atributos, pronuncian Su unidad con los labios, y afirman Su pluralidad con el pensamiento. Así la doctrina de los cristianos, que dicen que Di-s es Uno y Trino, y que los Tres son Uno. Parecida es la creencia de los que dicen ser Di-s uno, pero con muchos atributos; y que Sus atributos son uno con Él, negando empero la corporeidad y afirmando Su absoluto desligamiento de la materia, como si bastara encontrar juegos de palabras, en vez de fundamentos de creencia.

Tu, renuncia a tus deseos y hábitos, sigue a tu razón, estudia cuanto voy a decirte en los capítulos que siguen, acerca de la necesidad de rechazar los atributos de Di-s, y, entonces, te convencerás plenamente de lo que he dicho, y serás de los que verdaderamente conciben la unidad de Di-s. No como aquellos que proclaman con los labios y la niegan con el pensamiento.

Capítulo L de la “Guia para perplejos” del Rabí Moshe ben Maimon.

En el principio…

Todo tiene un principio. En el mío, al poco de nacer fui bautizado en la fe católica. A finales de mi adolescencia, y tras un periodo en que me aplicaba bastante, empecé a dejar de creer. No fue una “crisis de fe”, si no más bien un abandono progresivo.

Hace unos diez años tuve una especie de “despertar budista” que apenas duró unos meses, ya que hay ciertas cosas, aspectos y relaciones que no logré comprender.

Tras todos estos años, hace poco empecé un proceso interior de revisión completa de mis creencias. Y eso incluye aspectos religiosos. Por eso decidí titular el blog como “Memorias de un prosélito”.

Aunque técnicamente no sea un prosélito, es decir un converso formal, siento afinidad con el judaísmo, aunque si todo esto deriva en un proceso consolidado de conversión, ya se verá en su momento.

He creado éste blog sin nombres para poder escribir libremente, comentar impresiones, visiones y pensamientos, ya que en España no está bien visto hablar de según qué cosas en según que lugares. Pero aún con toda esa afinidad, en éste blog se hablará no sólo de judaísmo, si no de todo un poco.

Bienvenidos a “Memorias de un prosélito”